7.00 a.m. Nuevo horario para las listas de difusión de WhatsApp, SUSCRÍBETE.

SUSCRIPCIONES

RECOMENDADO

Tan solo faltan 2 días ¡Anímate! Congreso ANATO 2021

Imagen
Tan solo faltan 2 días ¡Anímate! Congreso ANATO 2021  (@MayaAlcaldePei)(@Alcaldiapereira)(@AnatoCentral)(@AnatoEje)(@PaulaCortesC)(@AnatoNacional) Estamos listos para realizar el #CongresoANATO2021 en nuestra ciudad. Si aún no te has registrado, tienes tiempo de hacerlo. Tan solo faltan 2 días ¡Anímate! www.congresonacional.anato.org

Día del Avaluador

 

Día del Avaluador - Jairo Arango Gaviria

La ley 1673 de 2013, conocida como Ley del Avaluador, asigna el 13 de diciembre como el día del avaluador. El objeto de la ley es: “Regular y establecer responsabilidades y competencias de los avaluadores en Colombia para prevenir riesgos sociales de inequidad, injusticia, ineficiencia, restricción del acceso a la propiedad, falta de transparencia y posible engaño a compradores y vendedores o al Estado. Igualmente la ley propende por el reconocimiento general de la actividad de los avaluadores”.

Con anterioridad a la expedición de la ley 1673 de 2013, el ejercicio del avaluador no contaba con una legislación que elevara al tasador o perito avaluador a la categoría de profesión; cualquier persona sin ningún tipo de requisito podía ejercer la actividad valuatoria, sin que para ello tuviera que demostrar requisitos de idoneidad, lo que significaba poca credibilidad y empirismo en la actividad valuatoria.

Con la aplicación de la ley 1673, se profesionalizó todo el sistema valuatorio y quedó debidamente regulado, exigiéndole a los avaluadores cumplir con todos los requisitos establecidos en la ley del avaluador, empezando por estar inscritos en el Registro Abierto de Avaluadores (RAA).

Al avaluador dice la ley: “Es la persona natural, que posee la formación debidamente reconocida para llevar a cabo la valuación de un tipo de bienes y que se encuentra inscrita en el RAA”. El Registro Abierto de Avaluadores es el repositorio donde deben inscribirse los avaluadores que aspiren a ejercer la profesión del avaluador. Hoy no es posible ejercer como avaluador sin estar inscrito en el RAA; como ninguna entidad pública, judicial o privada podrá contratar la realización de avalúos sin que el avaluador cumpla con este requisito, lo que podría acarrear actos de mala conducta y sanciones para las partes contratantes.

La misma ley estableció que el documento que expide la entidad reguladora, una vez cumplido con los requisitos de inscripción, determinará en cual o cuales de las trece (13) categorías posibles, podrá ejercer la actividad valuatoria.

Como puede observarse el ejercicio valuatorio, pasó de ser un acto meramente cuantitativo y sin reglamentación, a ser una actividad cualitativa y regulada por la ley. La misma dinámica de crecimiento del país hace que los procesos valuatorios sean cada vez más exigentes y más sofisticados. Hoy es posible estimar valor a todos muebles e inmuebles por complejo que pueda parecer el bien a avaluar.

Con tranquilidad podemos asegurar que la profesión del avaluador es transversal a todas las demás profesiones. Es más, ya dejó de ser una actividad empírica y solitaria, para ser un ejercicio interdisciplinario y de gran ayuda a la actividad económica del país. Felicito a todos los avaluadores que con gran disciplina, esfuerzo y dedicación académica, contribuyen a engrandecer y a dignificar cada vez más nuestro gremio.

JAIRO ARANGO GAVIRIA

Diciembre de 2020

Comentarios

Suscríbete

Escribe tu correo electrónico:

Entregado por FeedBurner

Lo más leído esta semana

¿Firmamos o no Escazú?

Universo vibracional

AMISTAD

ES HORA DE FORTALECER LA PLURALIDAD