LOS RETOS DE LA LEY DE EMPRENDIMIENTO

LOS RETOS DE LA LEY DE EMPRENDIMIENTO - Manuel José Gómez Robledo

Manuel José Gómez Robledo

Son muchas las expectativas y retos que genera la reciente promulgación de la Ley de emprendimiento; en un buen momento se sanciona una Ley, que seguramente tiene las mejores intenciones pero que requiere del liderazgo y el trabajo de las instituciones regionales y nacionales del ecosistema, y un plan claro y estratégico de como facilitar su correcta divulgación y garantizar su adecuada implementación.

 

Nuestro país y en especial el departamento de Risaralda tiene una gran cantidad de iniciativas empresariales de personas naturales y familias que emprenden todos los días proyectos de emprendimiento empresarial en los cuales depositan sus esperanzas y sueños de salir adelante y de generar los ingresos suficientes que faciliten la generación en primer lugar de su autoempleo y posteriormente la generación de empleos adicionales que contribuyan al crecimiento y desarrollo económico. Es impresionante el potencial y las capacidades de los emprendedores de nuestra región, personas empíricas en algunos casos y profesionales en otros casos que inician negocios de manera intuitiva con un alto nivel de riesgo, pero con una actitud, disciplina y pasión que equilibran en algunos casos sus falencias y contrarrestan las dificultades propias de emprender un negocio. 

El Ministerio de Industria Comercio y Turismo e INNPULSA Colombia, manifiestan que “La Ley aprobada permite generar un entorno favorable para ayudar al crecimiento de esas iniciativas colectivas e individuales, facilitando la formalización y avanzando en mejoras de la productividad. Con esta Ley, junto al CONPES de emprendimiento aprobado el pasado 30 de noviembre, Colombia se convierte en un referente a nivel regional, como una nación emprendedora, que impulsa la transformación de su ecosistema emprendedor a través de regulaciones pensadas para favorecer el nacimiento, crecimiento y consolidación de MiPymes, y así, incentivar el desarrollo productivo, económico y social.”

Del dicho al hecho hay mucho trecho, y ahí precisamente está el reto de las entidades del ecosistema de emprendimiento de trabajar articuladamente y sin egoísmos en la implementación de estrategias y de programas que contribuyan de manera efectiva a minimizar el cierre y el fracaso de interesantes iniciativas empresariales que se quedan en emprendimientos por falta de apoyo real. 

La nueva Ley de emprendimiento tiene cinco ejes estratégicos: Tarifas diferenciales y simplificación; Compras públicas; Financiamiento; Institucionalidad; y Educación y desarrollo de habilidades para el emprendimiento. Estos ejes estratégicos se concretan en entre otros, en la modificación de las tarifas del INVIMA, con tarifas diferenciadas para pymes y excepción de pago para las microempresas; se establecen incentivos tributarios para promover donaciones al ecosistema a través de INNPULSA; se incluyen a las MiPymes en los procesos de mínima cuantía y tienda virtual del Estado y se propone el ajuste y la inclusión de nuevos criterios de desempate a favor de las MiPymes que sean lideradas por mujeres y a favor de las sociedades BIC y a los encadenamientos productivos.

De otro lado a través de esta Ley de emprendimiento se propone la unificación de fuentes públicas de financiamiento del emprendimiento y el desarrollo empresarial; y se da luz verde a la modificación del objeto social del Fondo Nacional de Garantías, para ampliar su portafolio de productos y ofrecer garantías a otras fuentes de financiación y así facilitar el acceso al crédito a los emprendedores. Y la creación de consultorios empresariales para apoyar a los emprendedores en su creación de empresa. En educación se propone la enseñanza sobre emprendimiento en los niveles de educación básica y secundaria y media y la inclusión de proyectos de emprendimiento e innovación como opción de grado en educación superior. 

Cada uno de estos ejes estratégicos parecen muy importante, pero la verdad es que me surgen grandes interrogantes frente a cuál es el papel que jugaran las secretarias de desarrollo económico y competitividad, las cámaras de comercio, y las demás instituciones que hacen parte del ecosistema o de las redes regionales de emprendimiento; en facilitar el proceso de implementación en la región de esta Ley y garantizar que los emprendedores realmente perciban las bondades y los beneficios de la misma. Hay mucho por hacer en términos de emprendimiento y esta Ley propicia nuevas oportunidades para lograr una mayor articulación entre las instituciones responsables misionalmente de apoyar a todas y cada una de las iniciativas de hombres y mujeres que sueñan con hacer grande su emprendimiento y contribuir a la reactivación económica.

Comentarios

Lo más leído esta semana