Quemándose en el paraíso

Quemándose en el paraíso

Por Alexander Ríos Arboleda
Ingeniero Industrial

La isla de Cuba como muchos de los territorios caribeños, son lugares paradisiacos en donde la romería de turistas llegan a disfrutar de playa, brisa y mar. La pandemia también hizo de las suyas en la isla, cuando disminuyó una buena parte de su PIB, por depender de los turistas que llegan de todas partes del mundo. A esta crisis se le suma el modelo fallido de gobierno del Partido Comunista Cubano PCC, que desde el año 1.959 tumbó al dictador Fulgencio Batista para instalar en la Habana a otro dictador, Fidel Castro.

El hambre, la falta de medicamentos, sin energía eléctrica y la mordaza del Partido Comunista, han logrado que los cubanos se estén quemando en el paraíso. 62 años de vergüenza latinoamericana, en donde el ciudadano no puede opinar, no puede elegir a sus gobernantes, no puede viajar por el mundo y si lo hace le secuestran la familia como medio para que sí retorne el viajero. Es tal el desespero de los cubanos, que a pesar de conocer la prohibición de manifestarse pacíficamente, han salido a las calles a gritar libertad. El régimen dictatorial del Partido Comunista activó su viejo estilo de apresar a todo el mundo en las calles, irrumpir en las casas y llevar a estos inconformes a las mazmorras en donde  los torturan y asesinan.

Lo que pasa en la isla, se supo porque la red virtual permitió conocer de las manifestaciones y los desmanes de la guardia comunista. Ya el dictador de turno mandó bajar el interruptor que apaga la señal del internet y parte sin novedad. Instó a los afiliados al Partido Comunista y otros revolucionarios que salgan a enfrentar con todo a los manifestantes y el silencio de lo que ocurre en el paraíso se acrecienta.

Los defensores a ultranza del Partido Comunista cubano en Colombia, como los ex Farc, ELN o dirigentes del Polo Democrático como Iván Cepeda o el asiduo visitante a la isla Gustavo Petro, no hablaron del derecho a la protesta pacífica y menos censuraron los desmanes de la policía cubana y los defensores del régimen. Se limitaron a decir que todo es culpa de Estados Unidos por el bloqueo, pero todo el mundo puede ir y observar que el vecino país ubicado a escasos 140 kilómetros,  no tiene instalado portaviones, ni fragatas, ni corbetas impidiendo el acceso a la isla. Por el contrario, en estos largos años de dictadura comunista, han sido miles de cubanos que se las han ingeniado para llegar a Estados Unidos, en balsas, o por trochas cuando lo hacen por la frontera terrestre en México.

El modelo cubano esta replicado con mayor esmero en Venezuela y Nicaragua, en donde las libertades de sus moradores desaparecieron. Histórico momento para Colombia, cerca ya de ir a las urnas, lo que pasa en esas naciones hermanas deja claro que el rumbo de la Nación no se puede entregar a ideólogos de izquierda, criados en las barbas del régimen fracasado de Cuba.

P.D. Rotos los vasos comunicantes entre viejos aliados, los concejales de la Colombia Humana de Petro y la alcaldesa del Partido Verde Claudia López. Estilo claro de los militantes de izquierda “solo lo mío es bueno y aceptable” 

Comentarios

Lo más leído esta semana

Se nos fue el enviado especial

Gobierno de la ciudad apoya clúster de salud

A cumplir con sus funciones

¿A qué huele la corrupción?