50 Años Unilebre

Cuando estaba en la Escuela Primaria, una profesora me puso a hacer unas planas con la frase “Estudia y no serás un esclavo más”; en la Universidad Libre me recibió el Escudo del alma mater que reza Scientia Fons Libertatis, que en resumen reitera lo que desde chico me inculcaron los profesores, la ciencia, el conocimiento, garantizan la libertad del ser humano.

Lo anterior para resaltar, que por allá en el año de 1968, los doctores Rodrigo Rivera Correa, Daniel Becerra Piedrahita y Eduardo Jaramillo González, unos verdaderos quijotes, se impusieron la tarea de brindar a los risaraldenses la oportunidad de acceder a la educación superior a muy bajos costos, porque desplazarse a la capital de la república o a otras latitudes, implicaba grandes gastos para los padres de familia.

Con el fin de dar plena legalidad a su odisea, entraron en conversaciones con la Universidad Libre de Colombia, cuya Consiliatura autorizó el funcionamiento provisional de la Facultad de Derecho en diciembre de 1969. En 1973 inició labores la Facultad de Economía gracias a la decidida intervención de los doctores Alberto Mesa Abadía y Octavio Barbosa Cardona. Posteriormente el doctor Jaime Arias López, propició la creación de la Facultad de Contaduría, en el año 1990 y hoy en día son muchas las facultades con las que cuenta la institución.

Como egresado y ex profesor de la Libre, puedo certificar que la intención de su fundador el General Benjamín Herrera, de brindar estudios superiores a las clases menos favorecidas fue una realidad, por lo menos en mi época de estudiante, pues en el año 1979 pagaba algo así como $13.400 pesos por el año, cuando el salario mínimo para la época era de $3.450 pesos, lo que significaba que uno pagaba menos en la Universidad, que en cualquier colegio privado. Desconozco los costos actuales, pero en todo caso no debemos olvidar la intención inicial de beneficiar a los más necesitados bajo el principio fundante de Libertad Igualdad y Fraternidad y teniendo en cuenta lo que el mismo General Herrera predicara: «Ese moderno establecimiento debe ser una escuela universal, sin restricciones ni imposiciones; ese hogar espiritual debe ser amplísimo templo abierto a todas las orientaciones del magisterio civilizador y a todas las sanas ideas en materia de educación». Eterna gratitud con mi alma mater, que me abrió caminos inimaginables en la vida y me otorgó el honor de devolverle en algo como docente, lo mucho que aprendí como dicente, sobre todo en el campo de la honradez y pulcritud en el ejercicio profesional.

Otoniel Arango Collazos


Torres de SANTA MARTA Apartamentos Dosquebradas

Torres de SANTA MARTA Apartamentos DosquebradasTorres de SANTA MARTA Apartamentos Dosquebradas

Necesita vender una propiedad? contáctenos:
https://www.elpereirano.com/venta-de-propiedades/

Suscríbete Gratis

Introduce tu correo electrónico para suscribirte gratis al periódico.

Gracias por preferirnos!