Adiós a las corridas de toros

Manizales siempre se ha caracterizado por ser una ciudad culta y educada. Es una ciudad universitaria, donde el arte es transversal a toda la sociedad; el Festival Internacional de Teatro, así lo demuestra. Las Ferias de Manizales son un derroche de arte y alegría, donde el eje estructurante son las corridas de toros, que se realizan en la Plaza Monumental, desde 1955.

Durante la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, la Feria de Manizales es declarada Patrimonio Cultural de la Nación, por medio de la Ley 1025, que declaró al municipio de Manizales y a sus habitantes como “origen y gestores de la tradición taurina en Colombia y en América”. La Ley señala que el Ministerio de Cultura, contribuirá al desarrollo y promoción de la Feria de Manizales y su Feria Taurina, así como a promover el programa “Semillero Taurino” que busca estimular el interés de los niños y jóvenes en esta actividad.

En el mundo, únicamente ocho países permiten las corridas de toros; estos son: España, Francia, Portugal, México, Venezuela, Perú, Ecuador y Colombia. Países como Argentina, Canadá, Cuba, Dinamarca, Italia y Gran Bretaña, prohibieron legalmente las corridas de toros. En Bogotá, durante la alcaldía de Gustavo Petro, las corridas de toros fueron prohibidas, pero la Corte Constitucional deja vigente el fallo de 2010, que dice que se deben respetar las corridas de toros en los municipios donde esa práctica tuviera un arraigo cultural.

Este es el caso de Cali, Manizales y Bogotá. En Medellín, por ejemplo, el Alcalde Federico Gutiérrez, canceló cualquier opción de revivir la tauromaquia, así como en su momento fueron suprimidas las cabalgatas. Por fortuna, independientemente de la posición de la Corte Constitucional, la Feria Taurina, más que un “arraigo cultural”, es un negocio que cada vez atrae menos público, como lo señaló el Ministro del Interior en enero de 2018: “En la década pasada en la capital se vendían entre 50.000 y 70.000 entradas, y en el 2017 solo se vendieron 28.000”.

Este desinterés gradual del público por las corridas, obedece a que las nuevas generaciones, las consideran, no un arraigo cultural o artístico, sino una actividad bárbara en vía de extinción, que nada tiene ver con el arte y que en nada aporta a la economía naranja, que si está en sintonía con la cultura y con el medio ambiente.

En España, cuna de la fiesta brava, los festejos taurinos que se celebran cada año, cayeron en un 60% de asistencia de público, desde el año 2007, y algunas de sus provincias más importantes como la de Cataluña, ya no celebran corridas de toros, desde el 2011. También en México, el partido mayoritario (MORENA), respalda actualmente una iniciativa de la diputada Lety Varela para elevar a la categoría de delito el maltrato a los toros o a cualquier otro animal. En Francia, según una encuesta, el 83% está en contra de las corridas de toros.

Así que no hay necesidad de entrar en debates sobre el concepto de “arraigo cultural”, o de si la Feria Taurina, es o no la máxima expresión del arte en Manizales. Lo cierto es que en Manizales, Cali y Bogotá, la tauromaquia trae consigo, más temprano que tarde, un entierro de tercera, porque dejó de ser un negocio, al quedarse poco a poco sin público. Lo que sí debe apoyarse es la Feria de Manizales, sin corridas de toros. No creo que por esto se acabe la tradición cultural de la Ciudad de las Puertas Abiertas.

Jairo Arango Gaviria


TRIBECA TOWNHOUSE casas campestres Pereira vía Armenia

TRIBECA TOWNHOUSE casas campestres Pereira vía ArmeniaTRIBECA TOWNHOUSE casas campestres Pereira vía Armenia

Necesita vender una propiedad? contáctenos:
https://www.elpereirano.com/venta-de-propiedades/

Suscríbete Gratis

Introduce tu correo electrónico para suscribirte gratis al periódico.

Gracias por preferirnos!


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.