Bolívar desnudo

Por: Otoniel Arango Collazos

Quiso el maestro Rodrigo Arenas Betancourt, plasmar en la majestuosa obra del Bolívar desnudo de Pereira, todo el significado de lo que en la vida del hombre representa la libertad, el derecho fundamental más importante para las personas después de la vida.

En tierras mexicanas, el insigne maestro Rodrigo Arenas Betancourt y el ingeniero civil Guillermo González Zuleta, diseñador de estructuras y profesor universitario, fundieron en bronce la monumental estatua del Bolívar Desnudo, que por vía marítima y por vía férrea, llegó a la Perla del Otún, para convertirse en ícono de la pereiranidad, pues la libertad ha sido y será el sino de la capital de Risaralda.

Emulando a Prometeo, el Titán amigo de los mortales, quien robara el fuego a los dioses para entregárselo a los hombres, se proyectó a nuestro Libertador Simón Bolívar con la llama de la libertad en su mano derecha, arrebatada al yugo español por modestos y valientes soldados, quienes de las ardientes llanuras remontaron los páramos para sellar en el altiplano con sangre, el destino de la Patria.

Sobre su brioso corcel, sin más ropaje que su aliento inextinguible, lo vemos defender hasta el infinito, lo que ayer hoy y siempre, será la misión constitucional de nuestro glorioso ejército, que no es otra distinta que la de defender, con la vida de ser necesario, la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y el orden constitucional. Bien lo dice nuestra oración Patria cuando señala como la ambición más grande de todo colombiano, la de ver a Colombia siempre grande, respetada y libre.

Si a Prometeo se le tiene como el protector de la civilización humana, a nuestro Libertador se le tiene como el protector de nuestra civilización Gran Colombiana y su legado perdurará por siempre. De hecho en nuestra Constitución se consagra el deseo del libertador al señalarse en el preámbulo, la necesidad de “impulsar la integración de la comunidad latinoamericana”.

Nuestro ejército nacional, representado en éste corazón verde de la Patria, por nuestro Batallón San Mateo, se enorgullece de obra tan significativa como lo es el Bolívar Desnudo, desprovisto de toda riqueza material, excepto su brioso corcel, sobre el cual llevara a feliz término la liberación de Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y nuestra amada Colombia.

Nuestros valientes soldados, como ayer hoy y siempre, rinden tributo al libertador y a la ciudad que le ha dado todo para cumplir con su sagrada misión, incluso su actual sede, producto del civismo pereirano.

elpereirano.com

Deja un comentario