¿Cómo leer las cartas del tarot?

¿Cómo leer las cartas del tarot? – Todo comenzó con un viaje a Miami

Unos 20 años atrás, estando mis hijos muy pequeños, los llevé desde Orlando a Miami para despacharlos, como recomendados, a la abuela en Colombia. Era todavía de mañana cuando los hijos despegaron en el avión de Avianca rumbo a Pereira.

La Calle Ocho

El viaje de regreso a Orlando dura unas 3 o 4 horas, y como tenía suficiente tiempo para regresar, decidí hacer una parada en la Calle Ocho.

La Calle Ocho tiene una gran trayectoria de festivales hispanos y en su mayoría se encuentra habitada por la población cubana.

La calle es una larga fila de almacenes, tiendas de variedades, restaurantes de comida cubana y un gran acopio de comidas rápidas.

Subí y baje en el carro por la larga calle, hasta que me decidí a parquear el carro y aventurarme por la gran franja de colores, olores y sabores de la Calle Ocho.

La botánica

Me llamó mucho la atención una larga fila de personas arremolinadas entorno a una botánica y mi curiosidad me llevó a apreciar a través de los cristales de la tienda una larga banca, atiborrada de personas, un mostrador con muchos productos para la suerte y un cuarto con una cortina corrediza, la cual daba paso a los visitantes; estaban allí para adivinarse la suerte.

Cuando la curiosidad llama es hora de crecer

Siempre he sido una persona curiosa y poco convencional a la hora de la curiosidad, mi lema es “cuando la curiosidad llama es hora de salir de la zona de confort y explorar, es hora de crecer” y eso mismo hice, me dirigí a la persona encargada de el mostrador, la asistente, por un tiempo estimado de espera.

El tiempo no estaba a mi favor por lo que decidí cancelar mi aventura y continuar conociendo la tan famosa calle.

Pasé por el McDonald’s y allí se encontraban muchos pensionados jugando Dominó, me pareció muy singular; “la tranquilidad de cualquier isla del Caribe”, o como un poema de Luis Carlos “El Tuerto” López, pensé.

Luego de divagar y en el ir y venir, me encontré una vez más en la puerta de la botánica; la fila para la tirada del tarot estaba aun más larga y cuando estaba a punto de salir, una hermosa y acentuada voz caribeña me detuvo “no se vaya sin antes comprar estas cartas y sus instructivos, le van a mostrar todo lo que la seño le puede decir y más”; asentí con mi cabeza y asombrado pagué unos 30 dólares, agradecí a la ayudante y me esfumé, ya era hora de regresar.

El carro

Cuando me subí al carro, tiré el paquete en el asiento de atrás y emprendí el regreso.

Pasaron unos tres meses y un día haciendo una limpieza profunda del carro, encontré debajo del asiento del pasajero una bolsa de papel finamente doblada y me pregunté que podría ser.

Entonces me acordé de Miami, la Calle Ocho, la ayudante de la botánica y las cartas.

Las dos curiosidades

Siempre he creído que hay dos formas de responder a la llamada de la curiosidad: la primera es actuando y la segunda pensando antes de actuar.

Instructivo

Como soy analítico, siempre pienso para actuar, lo primero que destapé fue el libro de instrucciones y dejé como postre, para el final, la baraja de cartas.

Lo que descubrí en el libro

¿Cómo cargar las cartas?

Las cartas se cargan con una vela encendida y se pasan una por una sobre la llama, mientras se asocian a lugares, sucesos, personas, etc., hasta que se ahúmen un poco.

Nunca cargar las cartas el Jueves Santo, el día de Halloween o en el aniversario de la muerte de un ser querido; pero sí en su cumpleaños.

Las cartas necesitan de buen cuidado y para eso hay que envolverlas, barajarlas y tirarlas sobre un paño muy fino, use su color favorito.

Las cartas se pueden volver a cargar cuando usted guste.

También se pueden cargar con luz de luna o rayos solares, después de la cargada inicial con la llama de la vela.

Volviendo a la historia

Una vez asimilado el texto, compré todos lo requerido y me dirigí a cargar las cartas una por una, traté de asimilar figuras y significados con personas y sucesos; pero fue imposible.

El hábito hace al monje

Tomé el hábito de hacer una tirada después del trabajo o antes de dormir y esto ayudó a conocer un poco mejor las cartas.

El cambio

Un largo tiempo después todo fue tomando forma, lo que yo leía o encontraba en las cartas, primero creía que eran coincidencias,  después fueron enfocando mis pensamientos con mis acciones, hasta saber lo que podría suceder en una situación determinada.

Las cartas envían mensajes

Una noche antes de dormir, las cartas me mostraban que mi ex tendría un accidente automovilístico y yo tendría una llamada esa noche; no habían sonado las doce de la noche, cuando el teléfono repicaba, era mi ex que tuvo un accidente de tránsito y necesitaba de mi ayuda; mi corazón quería salirse del asombro.

Tomé las cartas, las envolví y las archivé por un largo tiempo, no quería saber tanto detalle.

Pasó el tiempo y comencé a extrañar mis noches de meditación profunda con las cartas, esta vez me prometí ser más mesurado y receptivo y una vez más comencé mi aprendizaje.

Lo bueno, lo malo y lo feo

Las cartas no mienten, ellas me desglosaban mis sucesos de una manera clara y contundente, me presentaban las cosas como eran, buenas, malas o feas; y así aprendí a recibir sus mensajes.

Cambie de cartas cada año

Siempre tengo un mazo nuevo para estrenar cuando las cartas se tornan rebeldes.

Cierta vez que las cartas estaban tan desalentadoras y las lecturas tan horribles, que decidí irme para la vereda la Florida, en Pereira, y allí en el puente de la bananera, cerré mis ojos y tiré mis cartas al Río Otún; esas cartas ya necesitaban un descanso.

Familiares y amigos

Comience con sus propias lecturas y con un mazo independiente, trate de hacer lecturas a sus familiares o a sus amigos cercanos, ellos no tienen que enterarse, a no ser que tu deber sea advertirles de lo que podría suceder.

WhatsApp

Mis familiares y amigos, siempre esperan sus lecturas mensuales por WhatsApp con mensajes muy acertados.

El tiempo de lectura

Una lectura no es fácil, hay que tener paciencia para interpretar debidamente el significado y no cometer errores que puedan comprometer el buen futuro de las personas o el suyo mismo; el tiempo de lectura podría estar entre media y una hora, por tirada; el mismo tiempo que lleva una meditación o una sesión de yoga.

En los siguientes enlaces pueden encontrar un buen curso de lectura del Tarot de Marsella en tres niveles: básico, intermedio y avanzado.

Tarot de Marsella tirada básica

Tarot de Marsella tirada intermedia

Tarot de Marsella tirada avanzada

Gracias y buena suerte

El Kybalión

Nota:
Las cartas en elpereirano.com se presentan como una herramienta de esparcimiento y recreación y se recomienda a nuestros lectores usar las, solo, por diversión personal.

elpereirano.com

elpereirano.com: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de elpereirano.com o de alguno de sus integrantes.

COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES
Si te gustó este artículo, por favor, compártelo en las redes sociales con tus familiares y amigos

Deja un comentario