En primera vuelta

En primera vuelta

Por: Otoniel Arango Collazos

Por estos días andan crispados los ánimos de amigos y familiares, porque los afines a la derecha o a la izquierda, piensan que tienen la verdad revelada y las discusiones en tertulias presenciales o virtuales, se vuelven ofensivas en aras de defender los puntos de vista de cada uno. Pienso que estamos volviendo a la infausta época en que liberales y conservadores se mataban por el trapo rojo o azul, por culpa de la desinformación.

Quienes aún hoy en día creen que eso de la combinación de las formas de lucha es cosa del pasado, se niegan a ver la realidad como cuando a uno se le muere un pariente y se niega a aceptar que falleció. A pesar de ver la televisión y escuchar la radio, juran que lo de Venezuela nunca pasará en Colombia y si uno reclama elemental justicia, le salen con una retahíla sobre la campaña de odio que algunos desadaptados estamos patrocinando. El orden público está vuelto nada, pero pareciera que eso sucede en otro planeta. La Ley dejó de ser general e impersonal como debe ser, y algunos piensan que todo se vale por la bendita paz, incluso que un narcotraficante deba ser protegido por la iglesia porque una autoridad extranjera lo pilló con las manos en la masa, planeando el envío de 40 toneladas de coca.

En febrero de 1988, Gilberto Vieira explicó por qué un partido que avala la lucha armada, puede al mismo tiempo, participar en elecciones y tener representantes en el parlamento y tal cual, hoy después del conejo al plebiscito y sin votos, cuentan con 10 curules en el Congreso, sin verdad justicia ni reparación, para mayor afrenta a las víctimas.

Así las cosas, estimados amigos, no queda opción distinta a la de elegir a quienes se han comprometido a combatir este estado de cosas, a quienes se han comprometido a luchar por el rescate de la democracia y esos son, Iván Duque y Marta Lucía Ramírez, acompañados por una gran coalición interpartidista. No se puede votar en blanco ni abstenerse, eso sería tanto como votar por las Farc, que piensan ganar en cuerpo ajeno. Es la última oportunidad de no coger el camino de Venezuela. Ya tenemos el antecedente del plebiscito mediante el cual dijimos NO al proceso de paz que entregaba todo a cambio de nada y ya sabemos que con triquiñuelas jurídicas terminaron firmando lo que el pueblo no quería. Risaralda tiene además el reto adicional, de ser el departamento con más votos proporcionalmente a su población, ahora somos los segundos. Debemos ganar en primera vuelta, y de aso ahorrarnos 250.000 millones de la segunda vuelta. Un feliz día y mucha prosperidad.

elpereirano.com

elpereirano.com: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de elpereirano.com o de alguno de sus integrantes.

COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES
Si te gustó este artículo, por favor, compártelo en las redes sociales con tus familiares y amigos

Deja un comentario