Fuerza y poder

“Porque Dios misericordioso es Jehová tu Dios; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres.” Deuteronomio 4:31

PASAJE COMPLEMENTARIO: Juan 4:43-54

¡Qué sorprendente es la constancia de la bendita Presencia de Dios!, la intervención de Jesucristo en la vida del ser humano; cada día, cada noche, en todas partes y en toda circunstancia, el Señor se encuentra entre nosotros, listo para ayudarnos y socorrernos en nuestras necesidades y apuros por los que estemos pasando. Nunca se encuentra muy lejos o ignorando a sus hijos, Él está más cerca de lo que nos imaginamos.

“Respecto a esto, trataré de resumir una de tantas experiencias que he vivido a nivel personal, la cual tiene que ver con el tercero de mis hijos (Jimmy). Cerca de cumplir sus cuarenta años de vida, le diagnosticaron un cáncer de los más agresivos, del que no nos ofrecían esperanza de vida. Sin embargo, fue sometido a un duro, largo y penoso tratamiento de quimioterapia, radioterapia, trasplante de médula ósea y finalmente una cirugía.

En esos momentos, cuando uno sólo piensa en cómo va a soportar la partida eterna de un hijo, muchas cosas pasaron por mi mente, pero sobre todo se cruzaban como un libro abierto las promesas de Dios plasmadas en su Palabra, las cuales en mis oraciones las repetía una y mil veces.”

Cuando hombres y mujeres se ven reducidos a una total impotencia, cuando el dolor es tan grande que siente el corazón traspasado, la vida parece ya insoportable y tiende a rendirse bajo el peso agobiante de los sucesos, pues nada humano puede darnos valor y fuerza, entendí que lo único que era ¡fuerza! para mí, era el poder de Jesucristo. Pero también comprendí que estas fuerzas tienen su base fundamental en la fe.

Un buen día mientras meditaba y reafirmaba por fe las promesas de mi Papá Dios, llegué al libro de Romanos capítulo 8, versos 37 al 39 “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó…” Entendí que el amor de Dios es la fuerza más grande del mundo, y en ese amor había creído y debía seguir creyendo siempre. El resultado fue que la debilidad se transformó en fuerza. Han pasado varios años de todo esto que fue, no una pesadilla, sino la experiencia por la cual ahora puedo decir lo maravillosa que es la vida cuando se vive con los recursos que Dios nos da. No hay nada como este poder sobre la tierra porque nadie hay como Él y su amor.

HABLEMOS CON DIOS

“Gracias Señor por permitirnos vivir un nuevo día, Tú eres nuestra fortaleza y escudo, gracias por tu amor y por el cuidado que tienes de nuestras vidas. Si tenemos Tu amor, nada nos falta. Si te tenemos a Ti, lo tenemos todo. Ahora sabemos, que no hay nada que pueda empañar o ensombrecer Tu amor, el cual es puro, diáfano, perfecto y completo para nosotros. Que nunca dejemos de disfrutar de esta inagotable fuente de vida y de salud. Hoy entendemos que Tu amor es la fuerza más grande del mundo y en Tu amor hemos creído y seguiremos creyendo por siempre”. Amén

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional «Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.


ITTOS 15, edificio de apartamentos en Pereira

ITTOS 15, edificio de apartamentos en PereiraITTOS 15, edificio de apartamentos en Pereira


Suscríbete Gratis

Introduce tu correo electrónico para suscribirte gratis al periódico.


Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.