La alabanza, un lenguaje de amor

“Alabad a Dios en su santuario; alabadle en la magnificencia de su firmamento. Alabadle por sus proezas; alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza”. (Salmo 150:1-2)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Salmo 145:1-21

En momentos difíciles, la alabanza trae refrigerio a nuestro corazón. Nuestras palabras, mezcladas con hermosas notas musicales (fruto de labios que confiesen su nombre), llegan a los oídos de Dios, y traen bendición y liberación a nuestras almas (Hebreos 13:15).

En los salmos, sin duda, el himnario de la iglesia primitiva, descubrimos una impresionante descripción de ese Dios que merece nuestra alabanza y adoración. El salmo 150 nos ilustra sobre cómo alabar a Dios:

  • En su santuario: Nos habla del lugar en donde debemos exaltarle.

*En la magnificencia de su firmamento: Por su grandeza y la manera hermosa como ha creado el universo.

  • Por sus proezas: Él nos ha hecho vencedores ante todas las batallas a las cuales nos enfrentamos cada día.
  • Conforme a la muchedumbre de su grandeza: Su esplendor nos motiva a levantar la voz, reconociendo sus prodigios, milagros y señales.
  • ¿Con qué se alaba a Dios?: Con bocinas, con salterio y arpa, con pandero y danzas, con cuerdas y flautas, con címbalos resonantes, y con címbalos de júbilo.

El saber que todo fue creado para nuestro bienestar, nos lleva a alabarle espontáneamente. La alabanza nos conduce a la intimidad con Dios, a disfrutar de su grandeza, y como consecuencia, nos deleitaremos en sus manifestaciones. Hagamos hoy, de la alabanza, ese lenguaje de amor que le permita acercarnos a Él y disfrutar de la plenitud de su Presencia.

HABLEMOS CON DIOS:

“Te alabamos Dios porque grandes son tus obras, toda la creación cuenta de tus maravillas. Cuanto más te alabamos, más disfrutamos de tu Presencia y se hace más grande nuestro anhelo de intimar contigo, de agradarte y conocerte. Gracias porque ese fue tu plan para con nuestras vidas, Nuestro Dios y rey, ¡siempre te bendeciremos y alabaremos tu grandeza! ¡Grande eres, ¡nuestro Dios, y mereces nuestras alabanzas! Hablaremos de tu inmensa bondad, y entre gritos de alegría diremos que eres un Dios justo. Dios mío, tú siempre cumples tus promesas y todo lo haces con amor. Siempre estás cerca de los que te llaman con sinceridad. ¡Nuestros labios siempre te alabarán! ¡La humanidad entera te bendecirá ahora y siempre!” Amén

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional «Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.


ITTOS 15, edificio de apartamentos en Pereira

ITTOS 15, edificio de apartamentos en PereiraITTOS 15, edificio de apartamentos en Pereira

Necesita vender una propiedad? contáctenos:
https://www.elpereirano.com/venta-de-propiedades/

Suscríbete Gratis

Introduce tu correo electrónico para suscribirte gratis al periódico.

Gracias por preferirnos!


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.