La campaña ya pasó. A gobernar

La campaña ya pasó. A gobernar

Por: Jairo Arango Gaviria

El Doctor Iván Duque Márquez fue elegido Presidente de Colombia, el pasado 17 de junio de 2018, con la votación más alta (10´373.080 votos), de todos sus antecesores, derrotando al Doctor Gustavo Petro Urrego, con 8´034.189 votos. El Dr. Iván Duque tomó posesión ante el Congreso de la República, el pasado 7 de Agosto de 2018.

Con un discurso de posesión conciliador con el país y con la oposición, presentó de memoria, las principales reformas que en estos cortos cuatro años va a adelantar en compañía de un gabinete ministerial, también posesionado. A renglón seguido, el Presidente del Senado, Ernesto Macías, presentaba la posición del ala más retardataria del Centro Democrático, donde no escatimó términos de elogios al director de esa colectividad, al mismo tiempo que repartió agravios al resto del país, invitando al nuevo Presidente a gobernar con odio y con el retrovisor. Quien gana las elecciones tiene dos opciones: Gobernar con el retrovisor, o, hacerlo hacia adelante, que es lo mejor, porque es lo adecuado; teniendo en cuenta que el reloj de los cuatro años hace rato está marcando y éste no para.

Es bueno recordar que la campaña presidencial ya terminó, aunque algunos dirigentes políticos, funcionarios elegidos y fanáticos furiosos, parecen estar dispuestos a no pasar la página para llegar a entender que el gobierno, debe soltar amarras y elevar anclas, dejar de lado las relaciones tóxicas, sectarias, y empezar a gobernar para todos los colombianos.

Durante la campaña, los diferentes candidatos difundieron ampliamente sus programas, con los que gobernarían si salieran elegidos. El Dr. Iván Duque hizo lo propio y con su programa de gobierno ganó las elecciones. Ahora resulta que una buena parte de esos 10 millones de personas que votaron por él, se sienten decepcionados, porque el Ministro de Hacienda, Dr. Alberto Carrasquilla, dijo en Cartagena que al mismo tiempo en que va a conseguir recursos, poniendo a los más pobres a tributar, va a rebajar los impuestos de los más ricos.

Esto ya lo conocíamos desde la campaña. El Dr. Duque es consecuente con esa posición. Por eso no veo razón para que sus seguidores critiquen esta parte del programa, si lo avalaron con sus votos.

En lo que de pronto dijo, solamente para conseguir votos, es que el proceso de paz, sufriría tantas reformas que habría que pensar en algo diferente. Al respecto, siempre consideré que el asunto no era solamente de enunciarlo, sino que esta propuesta, era un salto al vacío, tal como quedó demostrado con el espaldarazo que la Corte Constitucional le dio al proceso de paz. Por esta razón, el populismo aplica para cazar votos de los más fanáticos, pero no sirve para gobernar un país que desde la Constitución de 1991, cuenta con unas normas y unos procedimientos jurídicos que no se pueden cambiar, únicamente de una manera apasionada, o por anuncios. La campaña terminó, es hora de gobernar.

elpereirano.com