La prosperidad: un deseo de Dios

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”. (3 Juan 2)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Eclesiastés 5:18-20

El éxito y la prosperidad no deben convertirse en objetivo o razón por la cual buscamos a Dios. Estas dos cosas deben venir como consecuencia de asimilar su Palabra, teniendo en cuenta que ya Dios determinó infinitas bendiciones para todos sus hijos.

La palabra prosperidad, quiere decir: “ayuda sobre la marcha, dar curso favorable de las cosas”. La prosperidad que Dios procura para nosotros no es un fenómeno momentáneo o pasajero; tampoco, se trata de un instante de buena suerte; la prosperidad hace referencia a un estado progresivo de mejoramiento continuo.

Algunas veces, realizamos oraciones en las que clamamos por abundancia y prosperidad, sin darnos cuenta de que Dios nos lleva en ese proceso permanente hacía la obtención de la gloria total.

Es necesario cultivar actitudes en nuestra vida, que nos permitan alcanzar ese estado de prosperidad y éxito continuo. Dios nos señala algunas pautas en su Palabra, para que logremos nuestro anhelo de ser prosperados cada día más:

  • No olvidarnos de Dios. (Deuteronomio: 6:5: “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas”.)
  • Entregarle el corazón. (Proverbios 23:26: “Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos”.)
  • Amar su Palabra (Salmo 119:97. “Oh, ¡cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación”.)
  • Trabajar diligentemente. (Proverbios 10:4: “La mano negligente empobrece; Mas la mano de los diligentes enriquece”.)

Dios quiere darle una vida abundante, con sentido y realización. Procuremos seguir sus recomendaciones y… ¡a disfrutar la prosperidad total!

HABLEMOS CON DIOS:

“Amado Señor, gracias por estar nuevamente en tu presencia, reconocemos que inicialmente cuando te conocimos, en muchas ocasiones te buscábamos por los beneficios que Tú nos dabas. Hoy, a la luz de tu Palabra y del conocimiento que tenemos de ti, entendemos que Tú deseas para nosotros lo mejor y que ya nos habías escogido para amarnos. Por eso hoy cambiamos de actitud contigo y nos entregamos a ti para ser esos hijos que viven para complacerte. Anhelamos disfrutar tu amor cada día. Declaramos que nuestro mayor tesoro eres Tú. Úsanos Señor para que pueda ser instrumento tuyo en el cumplimiento de la Gran Comisión. Amén”

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional «Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.


ITTOS 15, edificio de apartamentos en Pereira

ITTOS 15, edificio de apartamentos en PereiraITTOS 15, edificio de apartamentos en Pereira


Suscríbete Gratis

Introduce tu correo electrónico para suscribirte gratis al periódico.


Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.