Paz, Nacionalismo y Autonomía

Por: Jairo Arango Gaviria

Es frecuente ver y escuchar algunos dirigentes políticos del orden nacional y local, que cuando se refieren al concepto sobre la paz, agitan sus cachetes de una manera tan vigorosa, que pareciera podrían llegar a infartarse. Por fortuna, muy contrario a estas expresiones de rabia y odio que obedecen más a reacciones viscerales que racionales, el país, y poco a poco el gobierno nacional, hacen esfuerzos de continuar con el proceso de paz, sorteando los continuos palos en la rueda que impulsan los enemigos del proceso.

Tampoco resulta sorprendente que estos mismos dirigentes salgan a los medios a manifestar sobre la necesidad de invadir a Venezuela, orquestando la postura guerrerista e inconveniente de nuestro embajador en Estados Unidos, desconociendo que cualquier connato de guerra, será fallido para Colombia, porque a diferencia de que el ejército de Venezuela está mejor armado, posee un arma aún más poderosa: El Nacionalismo y la Autonomía,

El nacionalismo es un derecho, es una ideología sustentada en el concepto de que cada nación tiene derecho a la potestad de formar su propio Estado, con suficiencia, autonomía e independencia, donde cualquier tipo de interferencia es ampliamente rechazada, por muy Pachito que sea.

En Venezuela, ni el gobierno, ni la oposición y mucho menos el pueblo está solicitando o aceptando una intervención militar. Este asunto está cancelado; el cambio de gobierno, debe surgir únicamente por vías constitucionales, democráticas y por elecciones populares y autónomas.

En este orden de ideas, el presidente Iván Duque, ha dado muestras de cordura, rechazando las posturas guerreristas de dirigentes desenfocados y descontextualizados, manifestando su preocupación por la cantidad de venezolanos que día a día llegan a Colombia huyendo de un gobierno indolente y antipopular.

En Colombia, persisten tantos problemas internos sociales y económicos por solucionar, como para desatender nuestra propia realidad y de paso, dirigir la lente sobre el país vecino. En Colombia, si queremos un cambio de gobierno y que Maduro y su séquito deje de gobernar, pero eso solo lo podrán resolver los venezolanos; mientras tanto, todos los esfuerzos deben estar enmarcados en arreglar nuestra propia casa, que a ciencia cierta, hay mucho oficio por hacer.

elpereirano.com

Deja un comentario