Una idea para devolverle la esperanza de vida al pueblo venezolano

  • La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas se realizará entre el 17 y 24 de septiembre, en New York. Desde nuestro territorio enviamos un mensaje de reflexión frente al papel que el mundo debe asumir frente a la crisis migratoria en Venezuela.

La ONU son el esfuerzo de las naciones que cada año ponen sus esfuerzos en fortalecer el sistema: contribuyendo con sus aportes económicos de membresía y contribuyendo a construir una agenda supra y ultra que facilite el acercamiento y consenso desde el respeto por las diferencias . Muchas veces la ONU ha logrado evitar daños mayores por conflictos internos de los países. Ahora es el momento de pensar en el derecho superior de una nación y de una comunidad que tiene el derecho a su territorio, sus orígenes, su cultural y alma nacional. Debe ya Naciones Unidas hacer algo o mucho y sembrar semillas y emprendimientos productivos que despierte de nuevo el interés y la posibilidad de creer que si se puede!

Solo a Colombia han llegado, según cifras de la Cancillería, 1.500.000 personas que provienen de Venezuela (y se cree que son mucho más) esto equivale a un poco más de tres veces la población total de Pereira. Esto sin contar las personas que se han ido a Perú, Chile, Brasil, Bolivia y las que lograron llegar a Ecuador, país que desde el pasado fin de semana cerró su frontera y empezó a exigirles visa a los venezolanos migrantes.

Esta tragedia de ver cómo se desarma un país, no se nos puede convertir en paisaje. No se puede naturalizar que los venezolanos se estén tomando los semáforos y los medios de transporte colombianos, como su espacio para conseguir algunas monedas y tener con qué comer. El señor Defensor nacional “doctor Carlos Alfonso Negret ha puesto en la agenda nacional el fenómeno inmigratorio con soluciones. Así también, desde la Defensoría del Pueblo en Risaralda, nos hemos comprometido con el apoyo y atención a la población venezolana que está en nuestro territorio, pero sí se trata de ver, con mucha tristeza y sensibilidad por la humanidad, cómo un país se desmorona ante la indiferencia de los tomadores de decisiones que pueden ayudar a parar esta crisis.

En tres semanas, entre el 17 y el 24 de septiembre, los países que hacen parte de la Organización de las Naciones Unidas, se reunirán en Nueva York en su Asamblea General anual. Muchos temas que tienen al mundo movilizado se tratarán en este espacio. Los incendios en la Amazonia, las políticas migratorias en EE.UU. la tensión en el oriente… en fin, tienen bastante de qué hablar los jefes de estado que se unen en esta cita.

Desde nuestro territorio y apelando a que, gracias a la tecnología y las redes sociales, todos podemos expresarnos y promover nuestras opiniones e ideas, quiero proponer un esfuerzo conjunto de todos los jefes de estado que se reúnen en esta Asamblea y que, ojalá fuera Colombia y Latinoamérica quien tomara la vocería, para realizar un esfuerzo conjunto y así salvar a Venezuela.

Les quiero proponer a los presidentes que, cada país, con ayuda de la cooperación, dispongan de un proyecto productivo o de recuperación de la vida y de las condiciones dignas, para ser implementado en este país. Independientemente de la ideología, que no se involucren con las posturas ideológicas, ni con la política, sino que piensen en la necesidad que tiene la gente de tener oportunidades para satisfacer sus necesidades básicas.

Si cada país financia un emprendimiento para generar empleo y para retener a los venezolanos que aún ven una esperanza de vida en su país, podríamos pensar en detener, al menos en un porcentaje, la salida de venezolanos de su territorio.

La Cancillería en Colombia ha informado que la atención a la población migrante desbordó desde hace ya varios meses, las capacidades del Estado colombiano. Según las cifras presentadas, entre marzo de 2017 y junio de 2019, se han reportado en el sistema nacional de salud 3.269.194 atenciones realizadas a 389.358 migrantes venezolanos; el 25,5% de estas atenciones se han prestado a 130.839 niños, niñas y adolescentes. A junio de 2019, 181.421 niños venezolanos se registraron en el sistema integrado de matrícula en Colombia y, según los cálculos, el país necesita alrededor de USD 315 millones para atender la crisis migratoria de venezolanos.

Por más que seamos solidarios, y en Colombia tengamos la disposición de ayudar y acoger a estas familias que cruzan cada día la frontera, nuestro país ya no tiene capacidad de respuesta.

Necesitamos entonces de que el mundo dirija, no solo su mirada, sino también sus acciones en pro de reconstruir el tejido social en Venezuela. Este país necesita de su gente. Será posible trascender de las diferencias ideológicas y construir, por qué no, a partir de estas diferencias, una solución para esta grave problemática? Será posible que la cooperación internacional se una en un frente de común que salve a una nación? Ojalá que estas preguntas lleguen a la importante Asamblea de la ONU en septiembre, mientras tanto, nosotros seguiremos solidarios, intentando al menos con nuestra gestión, darles un apoyo, en función de las garantías de los Derechos Humanos, a quienes lo requieran, sin importar de dónde sea su pasaporte o su cédula. Con la claridad entonces que independientemente del status migratorio, los derechos humanos están por encima de toda regla documental, y que toda nación y persona tiene el superior derecho a su espacio en sus raíces. Esperamos que la ONU se pronuncie y con acciones se haga presente en VENEZUELA y con un fondo internacional paguen y contribuyan con los países receptores con los costos vitales evitando se les cierren mas fronteras. El pueblo venezolano tiene derecho a la dignidad!

Elsa Gladys Cifuentes Aranzazu
Defensora del Pueblo
Regional Risaralda


TRIBECA TOWNHOUSE casas campestres Pereira vía Armenia

TRIBECA TOWNHOUSE casas campestres Pereira vía ArmeniaTRIBECA TOWNHOUSE casas campestres Pereira vía Armenia


Suscríbete Gratis

Introduce tu correo electrónico para suscribirte gratis al periódico.


Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.